Para asegurar la entrega de nuestros e-mail en su correo, por favor agregue info@alessandrilaw.com a su libreta de direcciones de correo.
Si usted no visualiza bien este mail, haga click aquí

 
logo

©2018 Alessandri - Todos los derechos reservados. El Regidor 66, Piso 10, Las Condes, Santiago, Chile. Tel. (562) 2787 60 00 - www.alessandri.legal

Juegos de azar en internet: ¿tierra de nadie?

Si el legislador resolvió que los juegos de azar y apuestas son una excepción, sería lógico que estudie los medios para darle vigencia a tal norma en internet. Una herramienta que nunca se ha usado en Chile, el “notice and takedown”, contemplado en la Ley de Propiedad Intelectual, podría ser la solución.

Los desafíos que imponen internet y el e-commerce son múltiples y en innumerables dimensiones. ¿Puedo vender, en un portal de internet, un bien o servicio que es ilegal en el mercado o jurisdicción de destino? ¿Es legal poner a disposición del público, por medios electrónicos, un sitio de juegos de azar o de apuestas deportivas?

El esquema habitual seguido al momento de declarar ilícita una conducta, parte por la descripción específica de aquello que se quiere prohibir o regular. A continuación, se fijan castigos a la contravención y por último, según sea el caso, se le encarga a un órgano especializado la fiscalización y aplicación de sanciones administrativas.

Suena sencillo, pero internet ha ido superando viejas asunciones, dejando zonas grises e indefiniciones por doquier. Un ejemplo es lo que pasa con los casinos de juego. En Chile, por expresa disposición legal, su explotación comercial es excepcional y sujeta a necesarias autorizaciones previas, “en razón de las consideraciones de orden público y seguridad nacional que su autorización implica” (art.2, Ley 19.995). Por otra parte, señala la legislación aplicable que casino de juego es “el establecimiento, inmueble o parte de un inmueble, consistente en un recinto cerrado, en cuyo interior se desarrollarán los juegos de azar autorizados…” (art 3, Ley 19.995). Dicho lo anterior, ¿qué ocurre en el caso de un “casino online” que ofrece juegos de azar distintos de los autorizados? ¿Quedan estos sitios de juegos cubiertos por una prohibición general? Y si es así ¿puede alguien requerir que tales sitios sean “bajados” del conjunto de contenidos disponibles vía web desde territorio nacional?

De la revisión de las normas contenidas en la Constitución Política de la República sobre reserva legal, en el Código Civil cuando trata el objeto ilícito, en el Código Penal en sus artículos 275 a 279 y las distintas leyes especiales, se concluye que únicamente los casinos de juego debidamente autorizados, sea legal o administrativamente, pueden explotar aquellos juegos de azar contenidos en el respectivo catálogo que lleva la Superintendencia de Casinos, que a su vez son los únicos que pueden ser ofrecidos al público lícitamente en Chile. Lo demás, tanto desde un punto de vista subjetivo como objetivo, queda cubierto por la prohibición.

Sin embargo, ocurre que ni la Subsecretaría de Telecomunicaciones ni la Superintendencia de Casinos tienen facultades explícitas para solicitar a los proveedores de servicio de internet el bloqueo del acceso a dichos sitios online, de modo de hacer efectiva la ilegalidad antedicha. Los bienes jurídicos y derechos fundamentales implicados hacen de esta una materia especialmente sensible en la que no es llegar y entregar potestades que puedan al final vulnerar, por ejemplo, la libertad informativa o la libre empresa.

¿De qué manera se podría entonces bajar sitios de casinos online?

Más allá de la discusión sobre la suficiencia del “notice and takedown” en materia de propiedad intelectual, quizás valga la pena explorar una legislación que implemente un mecanismo similar, esta vez para hacer efectiva la ilegalidad de los sitios de juegos de azar y apuestas en línea. Desde luego, deberá precaverse que la herramienta no sea abusada, de modo de evitar la censura o las acusaciones infundadas, sin olvidar al mismos tiempo que los eventuales bloqueos de acceso decretados judicialmente al amparo de esta norma, deberán tener el carácter de provisorios, a la espera de un proceso judicial con todas las garantías procesales, en el cual se determine en definitiva la licitud o no, de dichos sitios web.

Por tales consideraciones, puede que sea razonable estudiar la adopción para estos casos de un régimen análogo al “notice and takedown”, actualmente contemplado en la Ley de Propiedad Intelectual.

A partir del año 2010 el país cuenta con un estatuto de limitación de responsabilidad de los proveedores de servicio de internet, que fue incorporado a la Ley de Propiedad Intelectual mediante la publicación de la Ley N° 20.435, norma que encuentra su origen en los compromisos tomados por Chile a propósito de la suscripción del Tratado de Libre Comercio con Estado Unidos. Al mismo tiempo de ser un régimen de limitación de la responsabilidad civil, el instrumento adoptado por nuestra legislación busca arbitrar los mecanismos judiciales eficaces para impedir el uso no autorizado de material protegido por derechos de propiedad intelectual, y que los prestadores de servicios de internet colaboren con tal objetivo.

Si el legislador resolvió que los juegos de azar y apuestas son una excepción, parece de toda lógica que estudie los medios para darle vigencia a tal norma en el espacio que llamamos internet, al menos en aquella parte que haya de tener efectos en Chile.

NEWSLETTER / DICIEMBRE 2018

La distribución de este artículo es un servicio de cortesía para clientes y amigos de ALESSANDRI y no constituye una opinión o asesoría legal respecto a un caso en particular. This article is provided as a courtesy service to clients and friends of ALESSANDRI. It is not intended to impart legal advice or counsel regarding any case in particular.

Este correo electrónico ha sido enviado a #!email!# Para anular su suscripción, haga click aquí